Dominicana investiga al “padre Johnny” por abusar de menores

El sacerdote Juan Manuel de Jesús Mota alegadamente violó a once niñas en el poblado de Constanza

Por: Panky Corcino/Corresponsal EDLP

PUBLICADO: Aug, 30, 2013 12:00 am EST


Santo Domingo - La Fiscalía de Constanza, poblado montañoso del centro del país, investiga la supuesta violación sexual de once jóvenes por parte de un sacerdote católico de servicio en la comunidad, que incluso las habría hecho participar en orgías, informó el Ministerio de la Mujer.

Juana María Castillo, abogada del Ministerio de la Mujer en Constanza, explicó que recibió la denuncia del caso de dos de las jóvenes que aseguran que al menos once menores fueron pervertidas por el cura Juan Manuel de Jesús Mota, conocido en el pueblo como “padre Johnny”.

Castillo explicó que llevó el caso de las perjudicadas ante la fiscalía para que el Ministerio Público proceda a realizar la investigación. “Ahora son mayores de edad, pero eran menores, con 14 años, cuando empezaron a ser abusadas sexualmente por el sacerdote, según nos denunciaron”, dijo la funcionaria.

Mientras, Víctor González, procurador de la Corte de Apelación de La Vega, provincia a la que pertenece el citado municipio, informó que el religioso se presentó este viernes ante la Fiscalía, “pero por el momento no tenemos ninguna prueba en su contra, ahora es que estamos haciendo la investigación”.

González aseguró que en las próximas horas procederá a notificar de manera formal a la Diócesis de La Vega, aunque ya puso al obispo al tanto de manera informal. “De lo que la población puede estar segura es de que investigaremos el caso a fondo y que caiga quien tenga que caer”, adelantó.

Indicó que aunque el esposo de una de las supuestas víctimas tiene interés en que se investigue el caso, “todavía no ha presentado una querella formal contra el sacerdote”. “Hasta el momento sólo tenemos denuncias, pero, insisto, vamos a hacer una profunda investigación del caso”.

Recordó que la Procuraduría de la Corte de La Vega lleva un caso contra el sacerdote Alberto Cordero Liriano, acusado de violar a una menor de 15 años. 

Cordero Liriano pertenece a las iglesias San Pedro y San Pablo del sector San José, de la ciudad de Bonao, 85 kilómetros al noroeste de la capital.

Otro escándalo en torno a la Iglesia Católica dominicana se da con el caso del sacerdote presbítero Wojciech (Alberto) Gil, de nacionalidad polaca, acusado por comunitarios de abusar sexualmente de al menos 14 menores residentes en la comunidad Juncalito, del poblado Jánico, en el noroeste del país.