Alicia Aguirre: maestra y alcaldesa

La primera alcaldesa latina de Redwood City es originaria de México y dice que tiene los dos mejores trabajos que puede imaginar

Alicia Aguirre es la primera alcaldesa latina de Redwood City, pero también da clases de inglés y español.

Alicia Aguirre es la primera alcaldesa latina de Redwood City, pero también da clases de inglés y español.

Foto: María A. Mejía/El Mensajero
PUBLICADO: EST Apr 16, 2012 6:45 pm EST
Redwood City.- A la primera alcaldesa latina de Redwood City le gusta vestir de rojo y así se presenta a la entrevista con El Mensajero, una soleada tarde de finales de marzo. Alicia Aguirre es originaria de México, pero ha vivido en esta ciudad del Área de la Bahía desde hace más de 20 años. Antes de ocupar su puesto actual, Aguirre fungió como vicealcaldesa y concejal desde 2005. Previamente fue presidenta de la Junta escolar de educación primaria de esta urbe. Aguirre lleva alrededor de 12 años en la política, pero combina esta labor con la enseñanza, ya que da clases de inglés y español desde hace más de dos décadas en Cañada College. A diferencia de otras ciudades en donde la alcaldía se gana por elección popular, en Redwood City el puesto de alcaldesa lo consiguió tras ser nombrada por sus colegas concejales. “Para mí fue y es un gran honor representar a la ciudad como alcaldesa, pero creo que es un doble honor porque soy la primera mujer latina que ha habido [en este puesto] en la historia de Redwood City. Es algo muy poderoso para nuestra gente”, afirma Aguirre con respecto a su cargo. “Puedo decirte que (...) la gente me dice: ‘nos sentimos tan orgullosos de ti’, y creo que es una manera de que nuestra comunidad se sienta que forma parte de esto. No es solamente lo que yo alcancé, sino lo que alcanzamos como comunidad”, opina la funcionaria. La también maestra de Cañada College dice que siente una gran responsabilidad, no sólo en su trabajo como alcaldesa, sino en todo lo demás que hace. Y cree que sus logros personales pueden ser una inspiración para otras mujeres. “Yo creo que las mujeres se sienten orgullosas de mí también (...) Mis compañeras se sienten orgullosas y me dicen: ‘¿sabes qué?, yo creo que nosotras podemos alcanzar eso o más’, y no solamente mis compañeras profesionales, pero [también] las jovencitas, mis alumnas en Cañada College”, asevera Aguirre. La alcaldesa y profesora da clases de inglés como segunda lengua, español para hispanoparlantes y literatura latinoamericana. La mayoría de sus alumnos son latinos, por eso conoce bien uno de los retos principales entre su comunidad. “Involucrar a nuestra gente, que tomen parte”, enfatiza Aguirre que es una de las dificultades que encuentra al organizar eventos y pedir apoyo. “Nuestra comunidad no está acostumbrada a aportar, a dar tiempo, a trabajar como voluntarios, a verse en papeles como el que yo estoy tomando, que sirvo en siete mesas directivas; no estamos acostumbrados”, dice. Mujer del año Recientemente Aguirre fue nombrada Mujer del año por el asambleísta estatal Rich Gordon, que representa el Distrito 21 de Menlo Park. La alcaldesa viajó hasta Sacramento para recibir el reconocimiento, el cual dice que significa para ella un “súper honor”. “No sabes lo grande que es llegar a ser reconocida a ese nivel, estar ahí. Fuimos 80 mujeres de los distritos desde el norte de California hasta el sur”. Aguirre cree haber recibido dicho reconocimiento por su tenacidad. “Yo pienso que fui reconocida por el trabajo que he hecho, que ha sido un trabajo incansable, y que no he quitado el dedo del renglón. He trabajado desde que vine a Redwood City, que fue en el 88, tanto en la comunidad universitaria como en la comunidad que tenemos en la ciudad”, afirma. En cuanto al futuro, Alicia Aguirre afirma que todavía quiere “muchísimas cosas”, aunque dice estar contenta y agradecida con lo que ha alcanzado. “No cerramos las puertas a oportunidades que puedan venir más adelante a nivel condado, a nivel estatal. Pero ahorita lo que quiero es llegar a hacer el mejor trabajo, ser la mejor alcalde de la ciudad de Redwood City, y seguir trabajando en la universidad: me encanta lo que hago allí”, dice con una sonrisa que mantiene a lo largo de la entrevista. Aclara que si decidiera hacer algo más en la política estatal tendría que dejar la enseñanza en el colegio universitario de Cañada, por lo que no está tan convencida de querer hacerlo. “Ahorita tengo los dos mejores trabajos que puedo imaginar y estoy muy contenta con lo que estoy haciendo”, finaliza.
Agrega un comentario

MÁS NOTAS