Más allá del gas pimienta

PUBLICADO: EST Apr 14, 2012 12:01 am EST
La imagen de un policía que con calma rocía gas de pimienta en los ojos de estudiantes que protestan sentados en el suelo, se convirtió rápidamente en otro ejemplo de un exceso policial. Sin embargo, esa acción individual fue el resultado de ordenes confusas y malas decisiones tomadas con anterioridad por distintas autoridades de la Universidad de California en Davis.

El reporte final elaborado por el exjuez Cruz Reynoso no exonera de responsabilidad al agente John Pike de haber utilizado el gas, pero su papel en las discusiones previas revelan que los problemas son mayores que un policía fuera de control.

En realidad la protesta de los estudiantes, muy similar a otras realizadas en otras universidades, condujo a una serie de evaluaciones que no probaron ser ciertas, como que la mayoría de los manifestantes que acamparon no pertenecían al alumnado.

Al mismo tiempo, la decisión de la presidenta de la universidad, Linda Katehi, de disolver la protesta desarmando las carpas de día en vez de por la madrugada y la mala comunicación con su vicepresidente no dejo claro cuál sería específicamente el procedimiento esperado por parte de la policía.

Como si esa confusión fuera poco, el reporte señala las diferencias de opiniones y una marcada disfuncionalidad dentro de la misma policía universitaria. Los agentes ignoraron a la jefa de policía Annette Spicuzza de no vestir uniforme anti motines ni llevar porras.

En especifico, sobre la acción de la policía el reporte señala que tuvieron otras alternativas al gas pimienta, incluso a pesar de haberse sentido rodeado por una multitud hostil. No hay justificación alguna para el rociado contra estudiantes que no representaban ninguna amenaza a la integridad de los agentes.

Es de aplaudir el detalle y equilibrio del informe que más allá de establecer las responsabilidades en este incidente, reveló desafíos más profundos. Ahora depende de las autoridades universitarias corregir las deficiencias de comunicación al más alto nivel y tener un cuerpo policial disciplinado para no convertir en un escándalo nacional una simple protesta pacífica.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS

Close Ad