Piden a Obama intervenir contra deportación de mexicano

Jaime Martínez es padre de cuatro niños y está detenido desde el 16 del mes pasado en la cárcel del condado Dutch de Wisconsin, a disposición del ICE.

PUBLICADO: EST Mar 22, 2012 2:46 pm EST

Chicago (EFE).- La esposa ciudadana del inmigrante mexicano Jaime Martínez Espinal, abogados y activistas proinmigrantes, hicieron hoy un llamado para que el presidente Barack Obama ejerza su poder de discreción y evite la deportación del indocumentado detenido actualmente en Wisconsin.

“Mi esposo es tratado como un criminal común, pero debería ser juzgado por las cosas que ha hecho por su familia y la comunidad. Es nuestro único sustento”, dijo Jennifer Martínez en una conferencia telefónica desde la ciudad de Manitowoc, Wisconsin.

Su esposo de 32 años, padre de cuatro niños de entre 17 meses y 6 años de edad, se encuentra detenido desde el 16 del mes pasado en la cárcel del condado Dutch de Wisconsin, a disposición de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) de Chicago.

Según explicó Jennifer, la deportación está en suspenso, “posiblemente debido a la presión de la comunidad”, pero puede concretarse en cualquier momento.

“Todos los martes y viernes hay deportaciones desde Chicago, y aunque me prometieron un aviso con 24 horas de anticipación tengo miedo de no llegar a tiempo para decirle adiós”, agregó.

Relató que tiene que manejar dos horas y media para llegar al centro de detención. “Lo veo solamente durante media hora y se me rompe el corazón”, dijo.

“Los niños no pueden entender por qué ven a su padre a través de un vidrio, sin tocarlo. Lloran constantemente y esto los afecta en la escuela”, agregó.

Jaime Martínez es oriundo del Distrito Federal de México y fue detenido por la policía a la salida del trabajo en Manitowac. Según la explicación oficial, “había un 'hold' (retención) de Inmigración a su nombre”, dijo la esposa.

Martínez registra por lo menos dos reingresos ilegales a los Estados Unidos, después de sendas deportaciones, la última en 2003.

Jennifer, que es ciudadana estadounidense y oriunda de Wisconsin, conoció a Jaime en 1998 y decidieron casarse. Él había cruzado por primera vez la frontera el año anterior, con 17 años de edad.

Dijo que en 2001 por consejo de un abogado fueron al consulado estadounidense de Ciudad de México a gestionar la visa, “pero después de ocho meses de espera y siete citas se la negaron” porque ya registraba antecedentes de una deportación.

Con su esposo indocumentado iniciaron una familia, "él ha trabajado 10 años en la misma empresa y jamás cometió un delito”, dijo Jennifer.

Stacy Taeuber, abogada de Jaime Martínez, dijo en la conferencia telefónica que no es fácil regularizar el estatus legal de un indocumentado en estas condiciones “porque el sistema los castiga".

“Jaime tendría que volver a México y quedarse fuera de los Estados Unidos por lo menos diez años, y él no puede irse por tanto tiempo”, dijo.

La abogada dijo que la oficina de ICE en Chicago ya negó un pedido de discreción presentado a nombre de su cliente, y que el caso fue apelado y se encuentra bajo revisión en Washington, “sin respuesta o plazos".

Destacó asimismo que desde que ICE anunció una nueva política en agosto, según la cual revisaría unos 300.000 casos para enfocarse en la deportación de responsables de crímenes graves, “hasta el momento cerró administrativamente solamente uno por ciento de esos casos".

Es por eso que la esposa, amigos y grupos proinmigrantes realizan una campaña de vigilias, cartas, peticiones, recolección de firmas y donaciones a favor de Martínez.

Igualmente reclaman al presidente Obama que “ejerza su poder de discreción” para reabrir el caso y permita que haya otra audiencia con un juez de Inmigración, “para que vea el tipo de persona que es mi esposo y le permita quedarse”, dijo Jennifer.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS

Close Ad