Demuestra tu amor hoy

Probablemente no tengas otra oportunidad de demostrar a tus seres queridos lo valiosos que son para ti.

Los Reyes con unas beldades del condado Osceola.

Los Reyes con unas beldades del condado Osceola.

Foto: Cecilia Figueroa. La Prensa
PUBLICADO: EST Mar 5, 2012 10:25 am EST

"Tuve tantas oportunidades de decirle a mi papá cuánto lo quería y lo importante que era para mí, pero nunca las aproveché, siempre pensaba que habría un mejor momento para hacerlo y así era. Sólo que una vez ya no fue así, para el día del padre me fui de viaje, lo preferí a pasar esa fecha en familia y cuando regresé mi actitud con él fue fría e indiferente, lo peor de todo es que murió de forma intempestiva el siguiente fin de semana y no tuve tiempo de borrar mi error. No hay día en que no deje de lamentar el no hablar con él", cuenta con tristeza María.

Esperar a que se presente una fecha importante o que esa persona tan especial para nosotros ya no esté cerca por diversas circunstancias, para poder expresarle de viva voz cuánto significa en nuestra vida, es un hecho muy común que ocurre a hombres y mujeres de cualquier edad.

Los pretextos son infinitos, desde argumentar que el amor se demuestra con hechos y no con palabras, hasta porque pensamos que expresar nuestros sentimientos es sinónimo de debilidad, pero nada más lejos de la realidad, ya que al hacerlo no solamente logramos fortalecer la unión afectuosa que tenemos con quienes nos rodean, sino que además es una forma de enseñarle a los hijos y a la pareja lo importante y sano que es hacer patente el amor dentro de la familia.

Sin palabras

Mariana Rivera psicóloga especialista en terapia familiar, afirma que el hecho de decir con frecuencia palabras como: 'te quiero', 'eres importante para mí', o 'no tienes idea de lo feliz que me hace tenerte cerca', a los seres queridos, es un hecho que coadyuva a fortalecer la relación que se mantiene con cada uno de ellos, pero también estrecha el lazo de confianza y desarrolla la autoestima, tanto de quien las proporciona como de quien las recibe.

¿Cómo actúa este fenómeno del afecto? Un caso que puede dar ejemplo de lo anterior, es cuando uno de los hijos está recostado en el sillón viendo televisión, en ese momento, su madre, sin un motivo en particular se acerca a acariciarlo y a decirle lo mucho que le ama. Esta sola acción motivará que el niño se sienta apreciado, él sabe ahora que no tiene que hacer nada especial para ser valorado; por consecuencia, cuando este pequeño enfrente algún problema o se sienta triste, no dudará en buscar los brazos de su mamá, pues de antemano sabe que en ella encontrará un espacio donde será comprendido y apoyado.

Además, aprenderá lo valioso que es expresar a los demás lo que lleva dentro del corazón, esto lo hará una persona segura en sí misma, afectuosa y capaz de dar y recibir amor sin temor a que por esto sea considerado débil o cursi.

De acuerdo a la experiencia profesional de la especialista, una de las constantes excusas que escucha en su consultorio, sobre este tema, es contradictoria en hombres y en mujeres. Por un lado, ellos se respaldan al afirmar que este tipo de demostraciones son exclusivas de las mujeres, mientras que ellas sostienen que son más valiosos los actos, pero en el fondo, ambos están ansiosos por expresar y por saberse valorados por sus seres queridos.

La solución es no frenar las palabras ni la manera en que el cuerpo hace patente el amor, nos referimos a sentirnos en libertad de demostrar con una mirada, una caricia, un beso, un abrazo y si se puede acompañarlos de palabras. ¿El momento ideal? Es cualquiera que se nos presente, afortunadamente esto es una de las actividades que podemos realizar en cualquier instante que la vida nos proporcione, no hay que esperar un aniversario o una fecha especial, se trata de dejar fluir cada una de estas acciones tan pronto como el corazón nos dicte.

Hay riesgos que no vale la pena enfrentar, y el tema que tratamos entra en esta categoría. El costo de guardarnos los sentimientos, es muy alto: desde transmitir equivocadamente que no nos interesa alguien hasta pasar por el lamentable momento de perder a alguien y quedarnos con el triste vacío de no haberles dicho jamás el papel que representaban en nuestra vida.

Al respecto, la especialista recomienda no distraernos de esta dulce tarea, de enseñar a los hijos sin importar el sexo, qué tan importante es valorar el peso de las palabras. Nada mejor que cumplir con esta responsabilidad a través del ejemplo. Al final, hay todavía una ganancia adicional: cuando lo hacemos, estamos al mismo tiempo garantizando, nuestra salud mental.

"La perseverancia es el motor del éxito".

www.sermexico.org.mx

Bojorge@teleton.org.mx

Agrega un comentario

MÁS NOTAS

Close Ad