‘Jumping Bean’ es el café hispano más popular en Chicago

Ofrecer calidad y dar un excelente servicio al cliente son las principales fortalezas que distinguen al Café Jumping Bean

Con mente visionaria Eleazar Delgado propietario del negocio, decidió embarcarse en el mundo empresarial, pues su sueño era tener un negocio propio.

Con mente visionaria Eleazar Delgado propietario del negocio, decidió embarcarse en el mundo empresarial, pues su sueño era tener un negocio propio.

Foto: Belhú Sanabria/La Raza
PUBLICADO: EST Feb 24, 2012 12:50 pm EST

Chicago.- Todo empezó como un sueño hace 18 años. En ese tiempo abundaban las taquerías, panaderías, tiendas de comida… la lista puede ser gruesa, pero en cuanto a tener un negocio de café en el barrio de Pilsen el terreno era virgen.

Con mente visionaria Eleazar Delgado decidió embarcarse en el mundo empresarial, pues su sueño era tener un negocio propio. Lo consiguió a base de mucho esfuerzo y determinación.

Buscó un lugar estratégico donde antes existía una peluquería que decoraba sus ambientes con cuadros de la revolución mexicana y al que iba a cortarse el cabello hasta el más desconocido citadino.

 

PIONEROS

Delgado, originario de Chicago y de padres mexicanos, buscaba  un nombre que fuera corto, fácil de recordar y de leer. Después de repasar una y otra vez una lista con 18 nombres que seleccionó para su negocio decidió llamarlo Café Jumping Bean.

Este empresario contó a La Raza que la gente  entraba y le preguntaba si vendía tacos o pan dulce y si algo él tenía claro era que no quería tener lo que todo el mundo vende.

“Al comienzo no todas las personas del barrio de Pilsen conocían el concepto, puesto que fuimos los pioneros en tener un negocio de este tipo, esto lo podías ver al norte de Chicago o en México, en mi caso, lo vi en la ciudad de Monterrey, me encantó la idea y quise tener algo similar en este vecindario”, dijo Eleazar Delgado a La Raza.

La lluvia de críticas no se hizo esperar. Hasta su negocio llegó una pareja judía de la tercera edad que nunca vino a consumirle nada, sin embargo le dijo: “¿Por qué has puesto este negocio? Vendes ‘bagels’ en un barrio mexicano, no la vas a hacer. Consumo ese pan y me tengo que ir al norte de Chicago para conseguirlo”, recuerda Delgado.

Nada desanimaba a este empresario, él tenía la convicción de que había futuro en este rubro y no se equivocó. Contra viento y marea su negocio ya tiene 18 años en el mercado.

“Es un espacio pequeño pero acogedor en el que nos enfocamos en darle un excelente servicio al cliente, que se sienta como en casa y nos esmeramos en que el producto sea de calidad”, señaló el empresario.

Para los comensales lo más pedido es el chicken salad sandwich que puede ser servido con papas fritas o pasta,  también hay ensaladas de pollo, atún y otras especies marinas.

En aperitivos está el infaltable hummus con el pan pita servido con apio y zanahoria o al gusto del cliente.

Preparan sopa del día, postres como el popular cheesecake, muffins, galletas y otras delicias dulces al paladar.

Como todo café tiene sus bebidas heladas y calientes. Pero en Café Jumping Bean, lo que hace la diferencia es el proceso de elaboración de las bebidas. Todas tienen algo peculiar que las distingue.

El café de la casa es una mezcla de granos de Guatemala, Indonesia y África. El café helado no es sólo hielo y un poco de café, hay un proceso de maceración de un día para otro. Y así por el estilo, todas las bebidas tienen su propia receta secreta.

“Me encanta la cocina, todas las recetas tanto de las bebidas como de la comida son mías. Y si hablamos de precios, siempre los he mantenido bajos para que todos puedan venir a visitarnos”, dijo Delgado.

Este negocio siempre Está lleno, ya sea de día o de noche. Fue considerado por el periódico The New York Times como unos de los lugares más populares de Chicago.

Y es que por Jumping Bean  han pasado celebridades como la escritora Isabel Allende, el cantautor José José,  el animador de televisión Don Francisco y el presidente Barack Obama antes de que fuera electo.

Este lugar además de ser multicultural es sitio predilecto de estudiantes, artistas, políticos, activistas y hasta del vendedor de churros de la esquina.

En el café también se da cabida al arte y la cultura de la comunidad y una de las formas de mostrar el apoyo a los artistas es ofreciendo su espacio para la exhibición de sus trabajos. El negocio atiende de lunes a viernes de 6 am a 10 pm y los fines de semana de 7 am a 7 pm, en el 1439 W. 18th, en pleno corazón del vecindario de Pilsen.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS

Close Ad