FedEx y el arresto de sus clientes indocumentados

Cuatro inmigrantes guatemaltecos recibieron pasaportes a través de la compañía, y al recogerlos fueron arrestados por el ICE.

FedEx.

FedEx.

Foto: AP
PUBLICADO: EST Feb 21, 2012 2:48 pm EST

Washington (EFE).- FedEx, una empresa líder en el negocio de envío de paquetes y que busca abrirse camino en la comunidad inmigrante en EE.UU., figura en el centro de una demanda y una disputa consular por el arresto de cuatro clientes indocumentados el mes pasado.

El pasado 6 de enero, Damaris Vásquez y otros tres inmigrantes guatemaltecos indocumentados acudieron a una sucursal de FedEx en Riviera Beach (Florida) para retirar un paquete con pasaportes enviados por las autoridades de su país.

En vez de recibir los pasaportes, fueron arrestados por agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés). Dos ya fueron deportados, y ahora FedEx es objeto de una demanda millonaria bajo acusaciones de que la empresa abrió los paquetes sin orden judicial.

Tanto FedEx como ICE niegan que hayan colaborado o actuado en contubernio para atrapar a los indocumentados, como alega la demanda.

Una portavoz de FedEx, Allison Sobczak, dijo al diario "The New York Times", que los empleados siguieron los procedimientos adecuados y que, al ver que los pasaportes no presentaban documentación oficial adicional, contactaron a ICE "para asegurarse de que los documentos eran legítimos".

La empresa se reserva el derecho de revisar paquetes sospechosos, pero no queda claro aún por qué se atribuyó la tarea de verificar la autenticidad de los pasaportes.

En una carta de opinión publicada el pasado 28 de enero en el diario "The New York Times", el embajador de Guatemala ante la Casa Blanca, Francisco Villagrán de León, reprochó precisamente que ni FedEx ni ICE contactaron a su oficina, que se enteró del incidente a través de los detenidos.

Consultada hoy por Efe, la empresa FedEx dijo que "sigue investigando el asunto" y por ahora no hará más comentarios.

Todo negocio depende de la buena reputación y confianza que se labre entre los clientes, y el incidente ha despertado el temor de los inmigrantes en Florida, ya nerviosos por lo que perciben como una ola antiinmigrante en otros estados del país.

En declaraciones a la cadena Univisión durante el fin de semana, Vásquez dijo que fue arrestada y trasladada junto con su hijo de corta edad a una oficina de Inmigración, donde se ha iniciado el trámite para su expulsión del país.

El abogado John De León, que ofrece consejería legal al Gobierno de Guatemala, dijo a la cadena que interpuso la querella porque considera que ICE violó los derechos constitucionales de sus clientes al abrir los paquetes sin una orden judicial y que FedEx facilitó el arresto de los indocumentados.

FedEx terminó con buen pie el 2011, al registrar ingresos por cerca de $40,000 millones, un incremento del 13 % sobre el año anterior. También ha empezado bien 2012, con proyecciones de crecimiento.

El propio presidente de FedEx, Frederick W. Smith, ha dicho que la empresa afronta un "momento definitorio" y que, al enfocarse hacia el futuro, ésta se apoyará en tres pilares- el aumento de las ganancias; el reforzamiento de su reputación como una "empresa con ética", y su imagen como un gran empleador.

"Seguiremos haciendo las cosas correctas para nuestros accionistas, nuestros clientes, los miembros de nuestros equipos y las comunidades a las que prestamos servicios", asegura Smith en la página web de la empresa.

Son, desde luego, palabras que suenan huecas para Vásquez, que afronta una posible deportación pero, si la buena suerte le acompaña, podría evitar el destino de sus compatriotas ya expulsados.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS

Close Ad