Protestan contra recortes a Medicaid en Illinois

7,000 pacientes firmaron unas tarjetas oponiéndose a esta drástica medida. Las mismas serán entregadas al gobernador de Illinois, Pat Quinn, hoy en Springfield

Las minorías que reciben atención médica por medio de Medicaid enfrentan un futuro incierto si se dan recortes a este sistema.

Las minorías que reciben atención médica por medio de Medicaid enfrentan un futuro incierto si se dan recortes a este sistema.

Foto: Belhú Sanabria/La Raza
PUBLICADO: EST May 8, 2012 2:05 pm EST

Chicago - En uno de los pasillos del hospital St. Anthony, a sólo unos pasos de ingresar a la capilla del nosocomio, una simple camilla blanca paralizaba miradas. Y no porque sobre ella había una persona herida de gravedad sino porque arropaba una lluvia de firmas en 7,000 tarjetas en la que los pacientes pedían al gobernador Pat Quinn reconsiderar la idea de hacer recortes al sistema de Medicaid en Illinois.

Leyendo atentamente las peticiones La Raza encontró a Norma Hernández. Para esta michoacana, tanto el pobre como el rico tienen derecho a recibir atención médica. “Si recortan el presupuesto al Medicaid sería  fatal, ¿a dónde se va a atender la gente que no tiene seguro? Los pobres recurrimos a este hospital porque es el único sitio en el que podemos recibir servicios de salud de calidad”, testificó Hernández, de 43 años.

Aunque hay quienes desafiaron a la muerte, estos recortes podrían poner en riesgo su salud, como es el caso de Irma Carrillo, de 54 años, natural de Jalisco (México). Ella es sobreviviente de cáncer de seno y requiere chequeos periódicos para prevenir que se revierta la enfermedad.

“Me quitaron la tarjeta médica, soy viuda y estoy desempleada. Por mi historial médico tengo que hacerme chequeos periódicos, por eso estoy aquí para apoyar esta lucha”, comentó Carrillo.

Para tratar de frenar el plan de recortes al sistema de Medicaid, pacientes, líderes políticos, proveedores de servicios, organizaciones como Enlace Chicago, Instituto del Progreso Latino y Proyecto Resurrección se unieron el lunes 7 de mayo en las instalaciones del hospital St. Anthony para manifestarse en contra de la mencionada medida.

“Este plan de recortes en el sistema de Medicaid cerraría las puertas de hospitales enfocados en servicios comunitarios como el St. Anthony, no queremos que el gobierno estatal use nuestra comunidad para equilibrar su presupuesto”, declaró ante la audiencia Michael Rodríguez, director ejecutivo de la organización Enlace Chicago del vecindario de La Villita.

Rodríguez señaló entre otros puntos que este nosocomio se enfoca en servir a personas de bajos ingresos y que el 91.8% de ellos son afroamericanos y latinos. También manifestó que este hospital expande sus servicios a los residentes de los barrios de Pilsen, La Villita, Lanwdale, entre otros.

“El martes 8 de mayo, en Springfield,  serán entregadas las 7,000 firmas al gobernador y vamos a decirle que ésta es la voz de la comunidad la cual se opone de manera rotunda a estos recortes”, dijo Rodríguez a La Raza.

Durante la conferencia el concejal George Cárdenas (D-12), presidente del Comité de Salud y Protección del Medio Ambiente del Concilio Municipal de Chicago, hizo hincapié en que hay que pelear por la gente que realmente necesita este servicio.

“Si los hispanos aceptamos que esto pase sería una catástrofe. Somos el pueblo más creciente de esta ciudad donde tenemos niños que están en el programa de Allkids; al terminar esto, familias que son indocumentadas van a perder todo tipo de servicio. […] Si llegan a pasar estos recortes le aseguro que mucha gente podría verse afectada y morir a consecuencia de no recibir atención médica”, declaró Cárdenas.

 

AFECTA A TODOS

El sistema del Medicaid tiene un déficit de $2.7 mil millones por lo cual el gobernador Pat Quinn ha propuesto una serie de recortes que podrían dejar sin servicio de salud a más de 100,000 personas. Según Quinn, de no adoptarse tal medida este sistema se podría colapsar.

“Mucha gente tiene la percepción de que el Medicaid sólo afecta a los sectores menos privilegiados y a las zonas rurales empobrecidas, pero en los últimos años el uso de este sistema ha aumentado en la zona suburbana y en las comunidades del sur de Illinois”, destacó en un comunicado el senador estatal Don Harmon, presidente del Comité  Ejecutivo del Senado.

Una coalición dirigida por siete hospitales de la red de seguridad urbana, entre ellos el hospital St. Anthony, recomendó un plan de ahorro de $1.4 mil millones para continuar con los programas de servicios de salud.

Este plan sugiere hacer una reevaluación a las personas que ya tienen este servicio puesto que muchas ya no residen en Illinois y otras han sobrepasado los límites de ingresos.

El senador estatal William Delgado (D-Chicago), presidente del Comité de Salud Pública del Senado de Illinois, enfatizó que el enfoque de la propuesta del gobernador consiste en aumentar los impuestos a los cigarrillos en $1 por paquete y también incluye una reducción en el reembolso por el costo de los servicios suministrados por los proveedores.

“El gobernador demócrata Pat Quinn ha tirado al pueblo al medio en la mesa de los republicanos derechistas que les gustaría ver los recortes al Medicaid. También se piensa hacer recortes a los hospitales que reciben a la población más necesitada, inclusive a los hijos de familias indocumentadas. Esto no puede ser la respuesta de un estado tan rico con un presupuesto de 50,000 millones de dólares anuales, alguien está recibiendo estos fondos y pues este año atacaron a los más vulnerables”, destacó Delgado a La Raza.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS