Las vergüenzas de la cumbre

PUBLICADO: EST Apr 28, 2012 12:01 am EST
Es una verguenza que a los analistas y medios como el New York Times les parezca poca cosa que la Cumbre de las Américas haya finalizado sin una declaración, y que dos presidentes iracundos hayan dejado la cita antes de terminar. Es el final del hegemonismo estadounidense en estas Cumbres promovidas por la Casa Blanca desde 1994. Hasta es posible que esta sea la última Cumbre, pues la OEA está siendo sustituida por la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribenos-Celac y Unasur.

Es una vergüenza que el presidente Obama se niegue a cambiar la política antidroga cuya militarizacion transpira en la Casa Blanca y lo electoral. Los gobiernos disidentes y los amigos de Washington están planteando juntos que la política militarista de drogas debe cambiar por inefizaz, facilita el intervencionismo gringo y desangra económica y fisicamente a nuestros gobiernos.

Es una vergüenza que Estados Unidos y Canada se nieguen a aceptar a Cuba cuando el resto del continente lo exige, ya tienen relaciones diplomáticas y el pretexto de la falta de democracia es cuento viejo. Es una vergüenza hayan desconocido la Cumbre de los Pueblos que reunió a más de 1,000 organizaciones sociales del continente afiliadas a la Alianza Social Continental, más cientos de las colombianas que sí tuvieron declaraciones sobre la militarización, la minería, los TLCs y privatizaciones, derechos humanos y hayan marchado mas de 6,000 personas en una ciudad de 1 millón de habitantes.

Es una vergüenza que los agentes de seguridad y soldados norteamericanos considerarán que estar en Cartagena eran sus vacaciones y podían emborracharse y putear con la arrogancia y el desprecio por las mujeres del placer de una de sus colonias. Y entonces los medios le dedican primeras planas y páginas enteras por varios días en ese coro de los medios gringos frívolos. L

Vergüenza que Obama diera vía libre al TLC con Colombia y recibiera dos leyes aprobadas a las carreras por el parlamento colombiano. Obama se hizo el sordo al clamor del sindicalismo norteamericano AFL-CIO, SEIU, Teamsters, los Acereros, y de ONGs como Wola y Witness for Peace, que pidieron detener el TLC hasta que cesaran los asesinatos de sindicalistas y su impunidad y se cumplieran a cabalidad los acuerdos del Plan de Accion Laboral. En la era Santos van 50 y 6 los asesinados en lo que va del año. Los TLCs obedecen al interés de las multinacionales y eliminan empleos.

Agrega un comentario

MÁS NOTAS

Close Ad