Red Bulls cierra campaña a lo grande

Justo Flores.

Justo Flores.

PUBLICADO: EST Oct 28, 2013 12:01 am EST

Harrison, Nueva Jersey — Fue una noche de goles lindos con los que el Red Bulls remontó para vencer al Chicago Fire 5-1 y así obtener por vez primera el Supporters' Shield, escudo de súper líder, brillante manera de cerrar la temporada debut del técnico Mike Petke.

"Sólo quería una cosa cuando tomé este trabajo, darles un equipo del que pudieran sentirse orgullosos", dijo Petke. "Disfrutemos esta noche y mañana (hoy) debemos concentrarnos en nuestra siguiente meta".

Los Red Bulls sumaron 59 puntos con una marca de 17 victorias, nueve derrotas y ocho empates, la mejor foja de la MLS.

En un partido de ida y vuelta, los goles por los de casa corrieron a cargo de Thierry Henry, Ibrahim Sekagya y Tim Cahill, mientras que la visitó manchó la casa con un tanto de Mike Magee.

Aunque el Fire salió a jugar encendido —necesitaba una victoria para calificar a los playoffs—, los 'energéticos' contuvieron sus arremetidas y rumbo al final de partido, favorecidos por el marcador, fueron más peligrosos.

Sin embargo, Chicago hizo daño primero. A los seis minutos del partido, Mike McGee marcó por los visitantes tras un tiro que el meta boricua Luis Robles no pudo sujetar y el delantero aprovechó para guardarla en el fondo.

El gol fue una banderilla que despertó al Red Bulls. Un balón elevado que brincó el medio campo iba dirigido al galo Henry, quien en la media luna la bajó con el pecho, la dejó botar una vez, la midió y la remató para mandarla como una bala al travesaño, donde rebotó antes de incrustarse en la portería de Sean Johnson.

Para el segundo tiempo, el Fire salió al campo igual de intenso, pero poco a poco fueron dominados por un Red Bulls que era más equipo sobre la grama y que marcó su segundo gol tras un tiro libre que cobró Henry. La pelota fue rechazada en la meta varias veces antes que Tim Cahill la pasara al defensa Ibrahim Sekagya que encontró recompensa a su esfuerzo.

Chicago comenzó a desfondarse, y los muchachos de Mike Petke aprovecharon los espacios. En un contraataque, a pase de Péguy Luyindula, Lloyd Sam marcó el tercero de la noche con un tiro que cruzó al portero que ni con la estirada pudo detener la comba del balón que besó el poste y sacudió la red.

El cuarto corrió a cabo de Eric Alexander que, con la asistencia de Luyindula, puso el balón dentro de la portería de un Fire que ya estaba casi extinguido a esas alturas del encuentro.

El último gol de la noche vino tras una combinación entre Henry y el mediocampista Johnny Steele, quien recorrió el último tercio de la cancha con el balón en sus pies y el guardameta como su último obstáculo. Tras un amague, Steele soltó la metralla que venció a Johnson para sellar la victoria de los Red Bulls.

El final del partido trajo una celebración que rugió desde las tribunas. La esperanza se pinta de rojo y busca, por primera vez, ganar un campeonato de la MLS.

Aficionados colmaron el estadio

Uno tras otro, los toros rojos desembarcaban de los trenes que venían cargados hasta el estadio para ver el último partido de su equipo en la temporada regular de la MLS.

Ante lo atractivo de este partido, la fanaticada 'energética' llenó el Red Bull Arena y aplaudió, cantó, brincó y apoyo a su equipo que sueña con ser campeón por primera vez en su historia.

De Toros a Toros

Justo Flores viajó desde Queens para ver al equipo y apoyarlo con un estilo que mezcla sus orígenes mexicanos con su nueva pasión por el Red Bulls.

"Traigo la camisa del Toros Neza porque ese es el equipo con el que juego en Queens, y quería bromear un poco con mi amigo, pero creo que los colores de ambas camisas se mezclan muy bien", comentó.

Siguiendo a sus hijos

Los salvadoreños Alfredo Argueta y Erik Amaya son nuevos adeptos de la causa de los astados rojos gracias a lo que sus hijos, Jason y Erik, les han inculcado a patadas. Sus críos forman parte de una de las academias de la escuadra neoyorquina y, por ende, parte de la nueva generación de hinchas al fútbol de Estados Unidos.

Diferente pero igual

Otro leal de los Red Bulls es el peruano Max Fabián, quien vino al estadio acompañado de sus dos hijos, con quienes comparte la pasión por el balompié, aunque asegura que el deporte no es igual que en su país.

"Allá hay más pasión, más corazón cuando se juega el deporte", comentó. "Aquí falta eso, pero me gusta que hay orden en la cancha y que no se pegan tantas patadas como en Suramérica".Aunque faltan las patadas, lo que sobra es la pasión, ya que esta familia viene a varios partidos cada temporada."Este es el equipo de casa y hay que estar con ellos. Esta temporada sí vamos a ser campeones", dijo Fabián hijo.Pendiente del fin de la jornada, los Red Bulls esperan rival para la primera ronda de los playoffs de la MLS.

 
Agrega un comentario

MÁS NOTAS