Leo

En tu vida familiar se desarrolla la individualidad. Tu ansia de dominar la escena doméstica puede crear tensiones y hostilidad. El sello maya “Mono Azul” te recuerda que debes ser espontáneo y jugar como los niños. 

Ver más
Ver horóscopo
Martes 25 de febrero de 2014febrero 25, 2014

Ideas para hacer almácigos

Con esta técnica para iniciar tu huerto casero, podrás disfrutar de verduras sembradas por ti misma.

Un almácigo es la opción perfecta para iniciar tu huerto casero.
Foto: Flickr

Como seguramente sabrás, no hay nada más delicioso y saludable que consumir verduras y frutas recién cultivadas. Y para ello, la solución ideal es la de plantar almácigos que luego podrás sembrar en tu huerto o jardín. A continuación te explicaremos cómo hacerlo para que tengas vegetales frescos todo el año.

¿Qué es un almácigo?

Preparar un almácigo consiste en sembrar semillas de verduras en recipientes fuera de la tierra. Estos deberán tener un tamaño ideal para manejarlos y para transportarlos de un lugar a otro. Allí, las semillas se desarrollarán y crecerán hasta tener el tamaño apropiado para trasplantarlas a la tierra en su sitio definitivo.

Cómo hacer un almácigo paso a paso

Para armar un almácigo, necesitarás tener a mano una pala de jardín pequeña, un pulverizador, cajones pequeños, cajas de huevo o envases de yogurt, compost o tierra negra, fósforos, plástico transparente y las semillas que desees plantar.

Antes de comenzar, haz un pequeño agujero en la base de cada recipiente. Esto servirá para drenar el agua y evitar que las semillas o las raíces de tus plantas se pudran. A continuación, coloca una pequeña capa de compost o tierra negra para formar una base donde colocarás cada semilla. Luego, cubre cada una de ellas con una fina capa de tierra y utiliza el pulverizador para rociar con un poco de agua tu almácigo.

Algunas recomendaciones

Durante la primera semana, utiliza el pulverizador 2 veces al día. En las semanas siguientes, úsalo las veces que haga falta. Procura que no quede agua estancada en la superficie y evita que la tierra se seque. Es preferible que esté siempre húmeda.

Deja que las almacigueras reciban la mayor cantidad de sol posible, sobre todo durante las horas de la mañana.

Para darle más calor a tus plantas, cúbrelas con el plástico transparente que podrás sostener con fósforos para darle más lugar a tus vegetales para crecer. Este plástico también te será muy útil en el caso de heladas o lluvias excesivas.

Finalmente, como explica la bloguera Sofía Merino, cuando las semillas brotan, notarás que salen dos pequeñas hojas. Sin embargo aun no es el momento de trasplantar cada uno de tus almácigos. Espera a que broten cuatro pequeñas hojas para hacerlo.

Recuerda agregar compost o abono al momento de cambiar tus plantas a su lugar definitivo.

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de Seedlings 5-6-09 IMG_3562 por Steven Depolo, disponible bajo la licencia Licencia de Atribución en http://www.flickr.com/photos/stevendepolo/3513834073/